Artistas e Intelectuales lucharon contra la Guerra de Irak

Cientos de miles de activistas se movilizaron en Washington, Londres y Roma contra de EEUU e Inglaterra contra la guerra de Irak.
Cuatro mil intelectuales y artistas lanzaron un llamado como parte de la coalición antiguerra.

“No en nuestro nombre”

A su propia vulnerabilidad demostrada por los atentados, a la debacle del discurso neoliberal y a la crisis económica, EEUU busca revertirla imponiendo sus políticas por distintos medios, redoblando el terror económico y militar sobre nuestros países e intentando alinear a todos los gobiernos del mundo tras el discurso contra el terrorismo.

guerraA la prepotencia norteamericana ya no le bastaba con saquear nuestros países sino que quiera ir hacia una nueva colonización adoctrinando con bombas a todos aquellos que estén dispuestos a desafiarlos.

Para frenar la guerra no debíamos confiar ni un instante en ningún gobierno imperialista y sus coqueteos pacifistas como Francia y Alemania que decían que querían la paz. Solo nuestra acción decidida podia frenar esa guerra.

Debemos confiar en nuestras propias fuerzas. Cada vez son más los que se levantan alrededor del mundo.

Por eso frente a esa nueva ofensiva imperialista teníamos que redoblar nuestra resistencia: Porque nos sentíamos con la misma responsabilidad que los intelectuales y artistas norteamericanos cuando decían:

“Que no se diga que en nuestro país la gente no ha hecho nada cuando su gobierno ha declarado una guerra sin límites y ha instaurado nuevas medidas represivas”, más aún cuando el gobierno de Duhalde se ha declarado partícipe de este ataque imperialista.

artistaNosotros trabajadores del arte y la cultura, como comunicadores sociales que somos, podiamos aportar a la transformación de la realidad; pongamos nuestras herramientas al servicio de los explotados y oprimidos, intervengamos decididamente para evitar otra masacre imperialista.

Démosle vida a nuestras obras, organicemos muestras, proyecciones, actividades culturales saquémoslas a la calle, llevémoslas a las fábricas, a los piquetes, a las asambleas; ayudemos a que los espectadores dejen de serlo, que reflexionen, discutan y tomen en sus manos la consigna.

Llamemos a todos aquellos intelectuales y artistas que estén de acuerdo en general con esta declaración a discutirla para hacerle los agregados y modificaciones que sean necesarias en la perspectiva unificar todas nuestras disciplinas, para que sea el puntapié inicial de la gran campaña que debemos levantar si queremos parar la guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *