Asamblea Permanente de Ciencias Sociales – Cuando ardió Bolivia

El presidente Sanchez de Lozada anunció la anulación del decreto de impuestazo

manifestacionEse decreto fue la gota que colmo el vaso provocando una ola de malestar y protestas, entre ellas el amotinamiento de la policía.

Numerosos sectores reclamaron la renuncia del presidente. Para la mañana estaba convocada una huelga general.

El gobierno de Sanchez de Lozada decretó un incremento en los impuestos, recortando así el salario de empleados públicos y privados en más del 10 por ciento.

Al ya de por sí complicado panorama de negociaciones empantanadas entre el gobierno y el Estado Mayor del Pueblo se le sumó el “impuestazo” que volcó esta vez a las calles a sectores medios y generó críticas incluso en sectores empresariales.

Con esta medida, según estrictas ordenes del Fondo Monetario Internacional, se pretendía solucionar el déficit fiscal, la erradicación de la coca, la privatización del gas y el ALCA, entre otras imposiciones de los Estados Unidos, que ya habían causado bloqueos campesinos brutalmente reprimidos en los que murieron 14 personas.

La movilización estalló en las ciudades

Los cuerpos represivos de élite de la policía (Grupos Especiales de Seguridad) se amotinaron en su cuartel general a 150 metros de la casa de gobierno, rechazando el recorte a sus salarios y el “impuestazo”.

Las mujeres de los policías y policías de civil se habían manifestado. Los estudiantes secundarios del Colegio Ayacucho, protestando por la destitución de su director, aprovecharon la ausencia de custodia policial y apedrearon la casa de Gobierno llamada “Palacio Quemado” y situada en la plaza Murillo. Se fueron sumando más manifestantes.

ardio

El ejército a través de su Policía Militar reprimió brutalmente, asesinando manifestantes y enfrentándose luego con los policías acuartelados.

El conflicto se extendió todo el día, también en Cochabamba y otros puntos del país. Los manifestantes prendieron fuego y saquearon el Ministerio de Trabajo, la Vicepresidencia, la sede de Movimiento de Izquierda Revolucionaria y del Movimiento Nacionalista Revolucionario, ambos parte de la coalición de gobierno.

A las 18 hs., el presidente anunció que retiraba el proyecto de incremento de los impuestos y ordenó que se replegasen las tropas. El saldo hasta ahora es de 12 muertos y medio centenar de heridos.

Evo Morales, del Movimiento al Socialismo y la Central Obrera Boliviana, entre otros, pidieron la renuncia de Sanchez de Lozada.

A pesar del supuesto repliegue hay rumores de Estado de Sitio. En tanto, hasta las tres de la tarde, el FMI seguía presionando por el mantenimiento de la medida económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *